¿Qué hiciste conmigo por Ashton Coyne

Titulo del libro: ¿Qué hiciste conmigo

Autor: Ashton Coyne

Número de páginas: 1850 páginas

Fecha de lanzamiento: September 24, 2018

Obtenga el libro de ¿Qué hiciste conmigo de Ashton Coyne en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

¿Qué hiciste conmigo por Ashton  Coyne

Ashton Coyne con ¿Qué hiciste conmigo

¿Vacaciones? Parpadeé, por supuesto ellos no... mi padre hizo clic en dedos y de las puertas laterales abiertas, había un grupo grande de la gente que mira muy con decencia, despertaron en una fila. Hombres y mujeres estuvieron de pie tensamente y habiendo mirado abajo en un suelo. El estruendo de la sobreexcitación nerviosa, aparezca, se elevó alrededor de ellos.
– ¿Qué demonios? – Pregunté antes correctamente no pensado.
– Son invitados en nuestro reino, les trajo mi hermano. Pedido el Reino de Fairey. Aquí son felices, Cynthia, nunca los trató mal. Me gustaría esto y era más lejano, – mi padre dijo, habiendo parpadeado los ojos en el rey Ordy.
Por lo que sabía, Fairey Sangriento no a menudo van al mundo de la gente. O tan habló a mí. Pero entonces el rey Ordy se consideró como el desaparecido, pero ya que apareció a tiempo y de improviso exigirme. Juegos malditos de Fairey.
– Hasta que nos permitamos de un banquete, su hija se sentará cerca de mí, la protección se instalará en cada lado y detrás de nosotros, – el rey Ordy contó, habiendo tirado para la cadena de plata que es envuelta alrededor de mis muñecas. Voluntariamente me acerqué a ello, habiendo aparecido en varias pulgadas de su pecho.
Pareció, estaba contento con ello, y le seguí, quedándome atrás en varios pasos, a la mesa larga decorada con una tela del color saturado, carmesí, materializado antes de nosotros. Las sillas del roble refinadas con espaldas altas calmadas alrededor de una mesa y Alazander especificaron a mí donde sentarse, habiendo propuesto a una silla por medio de la magia, cerca de la silla más grande y hermosa que fue obviamente distinguida de los demás. Como también esperó, me senté y sólo entonces Alazander notó a mi padre que lo espera. El rey Ordy estrechó ojos en mí y pidió a los guardas de seguridad.
– A mí, – dijo apenas más alto que el susurro y el grupo de los guardas de seguridad vestidos en una armadura negra fueron tamizados a ello, – cinco de ustedes protegen lo que pertenece a mí. Los demás conmigo.
Observé cómo y otra parte de su gente se fue con el padre a otra mesa. El padre desarrolló un rollo enorme y juntos con el rey Ordy comenzó a hablar de condiciones. Yo con el pensamiento asqueroso que siente si el pergamino del rollo es hecho de la piel de traidores o fue hecho del modo menos doloroso. Me acerqué la mesa principal que, por lo visto, satisfizo a mis nuevos guardas de seguridad. La mesa siguió "siendo puesta". Vimos platos de oro grandes y vajilla de oro. Bien, está bien, los medios para la comida darán no sólo a la gente.
Habiendo escondido manos bajo una mesa, rápidamente cambié un codo un corsé del vestido, bajando un mondadientes de la daga inadecuado y levanté un dobladillo con cuidado para sacar el arma. Lo tomé en manos antes para caerme en un suelo y desperdiciar una pierna de mí al final distante de una mesa. Sangriento nada quiero ser roto con este thingummy antes de Alazander. Ampliará sólo todo el aire de mis pulmones, no seré capaz de usar una daga y estúpidamente fallaré en el proceso.